Espectáculos

El mundo debe estar contra el racismo; los gitanos siempre lo sufrimos: Israel Fernández

El mundo debe estar contra el racismo; los gitanos siempre lo sufrimos: Israel Fernández

▲ El nuevo disco del cantaor flamenco, considerado como el Camarón de nuestro tiempo, trata sobre su manera de relacionarse con el mundo, parte de su crianza, su entorno, su familia y el hecho de ser gitano.Foto Europa Press

Europa Press

 

Periódico La Jornada
Miércoles 24 de mayo de 2023, p. 8

Madrid. El cantaor Israel Fernández (Corral de Almaguer, Toledo, 1989), que estrena su disco Pura Sangre el 26 de mayo, no se pone de perfil ante la polémica del racismo en el mundo deportivo y condena estos hechos lamentando que los gitanos también lo han experimentado.

Para el artista, el mundo debería estar en contra del racismo, a muerte. Imagínate yo. Nosotros los gitanos hemos sufrido mucho racismo. Incluso ahora hay un poquillo, aseguró en una entrevista a Europa Press.

Esta lacra siempre ha existido y se lleva incluso en la mirada. Estoy súper en contra. Todos somos iguales, sentencia Fernández, si bien matiza que tampoco hay que ser extremistas y que si se dice una palabra malsonante en el buen sentido hay que tomársela precisamente en esa línea.

Nacido en el pueblo toledano de Corral de Almaguer, este pura sangre del cante apunta que el flamenco está pasando por “un momento muy bonito» porque hay mucha juventud atraída por este estilo. En mis conciertos veo mucha gente joven y a mí me alegra, porque me identifico con ellos, detalló Israel.

Así, revela que de pequeño era el niño raro de su grupo de amigos, ya que cuando ellos jugaban en la calle al futbol, él se ponía a escuchar música, a Caracol, por ejemplo, o a cantaores de 1930.

Pese a su gran voz, por la que es bautizado como el Camarón de nuestro tiempo, él no se siente como tal. “Hay artistas irrepetibles y Camarón es inigualable. Es el espejo de los cantaores”, dice. Eso sí, asegura que a nadie le amarga un dulce cuando le comparan con él. Pero no me lo creo, recalca.

El flamenco es como el sol: mundial

En relación a las voces que encasillan el flamenco como un arte puramente andaluz que se ha hecho marca España, el cantaor admite que en Andalucía hay muchos más cantaores, pero asegura que este estilo musical no es de Andalucía. El sol no es de Andalucía, ni es de aquí ni es de allí. El sol es el sol. Solo hay uno, señala Israel.

Así, destaca a Carmen Amaya bailora de Barcelona, al guitarrista Sabicas, de Pamplona, genio y figura, o al cantaor Rafael Farina de Salamanca, otro genio irrepetible. Cada uno tiene su propio estilo, remarca.

Su nuevo disco Pura Sangre (Universal Music Spain), producido por Diego del Morao y Pional, está escrito por él mismo y relata temas como las injusticias del mundo, el valor de la naturaleza, el silencio o el amor desde su visión del mundo, su crianza, su entorno, su familia y el hecho de ser gitano.

Los discos son como la comida. Tienen que gustarte a ti, y luego ya compartes, dice entre risas el toledano, que asegura estar muy feliz y contento con este trabajo tan personal del que no puede elegir una canción en concreto como favorita. ¿Qué dedo me corto que no me duela?, señala.

El cantaor admite que cuando escribe no piensa en nada en concreto y lo compara con el enamoramiento. “Cuando escribo no pienso… voy a escribir. Imposible. Es como el que quiere enamorarse. Tú no puedes decir ‘me voy a enamorar hoy’. Imposible. Tiene que venir a mí”, cuenta el artista.

Eso sí, Israel Fernández dice que siempre tiene un motivo para escribir. Un cuadro, un paisaje o algo que me ha pasado o me han contado, desvela, aunque a la hora de componer prefiere no arriesgar.

Me arriesgo cantando. En el escenario me atrevo, me tiro al precipicio pero musicalmente no me arriesgo. Hago una cosa de verdad con conocimiento de lo que estoy haciendo porque hay un motivo de hacerlo. Si pongo una batería, por ejemplo, es porque aporta. Si no aporta, no la pongo. No invento nada, cuenta.

Al respecto, Israel Fernández admite que ha recibido críticas por parte de la cultura gitana, aunque le quita hierro al asunto. Claro. Estamos ahí. El mundo está lleno de dudas y la gente siempre habla mucho y siempre lo hacen los que no entienden. Pero me gusta. No importa, sentencia el cantaor.

DERECHOS DE AUTOR
Este contenido pertenece a su autor original y fue recopilado de la página:
https://www.jornada.com.mx/2023/05/24/espectaculos/a08n1esp?partner=rss